Saltar al contenido
Luces de la ciudad por la noche

¿Qué es la transformación digital?

En la primera de las cuatro Revoluciones Industriales, el poder del vapor fue la tecnología disruptiva que cambió el mundo. En la segunda, fue la línea de montaje; en la tercera, fue la computadora. Hoy, estamos en la cuarta Revolución Industrial, y es digital. Tecnologías digitales inteligentes como IA y machine learning, redes de internet de las cosas (IoT), analíticas avanzadas y robótica tienen el poder de reinventar cómo trabajamos y hacemos negocios –y cómo las empresas interactúan con sus clientes y el mundo–. 

 

La transformación digital moderna toma los procesos y sistemas de negocio existentes e integra un stack de tecnología digital que se personaliza para las necesidades y objetivos únicos de cada negocio. Las transformaciones digitales son transformaciones del negocio –comienzan con una buena comunicación– con una clara fijación de objetivos, un liderazgo fuerte y estrategias sólidas de gestión del cambio.

En la era predigital del negocio, los documentos e imágenes se compartían en papel y se producían por medios manuales. Como resultado, la generación de datos corporativos era mínima. Pero con el auge del correo electrónico y el procesamiento de texto –y el lanzamiento de la World Wide Web– los volúmenes de datos comenzaron a florecer. La digitalización estaba en pleno apogeo. En respuesta, las industrias tecnológicas se pusieron en carrera para producir más memoria, un procesamiento más rápido y soluciones de hardware y software cada vez más útiles y relevantes –y así comenzó el auge de la empresa digital moderna.–

 

Hoy en día, las tecnologías de negocio inteligentes han evolucionado no solo hasta automatizar todos los procesos y dispositivos de toda una empresa, sino que también brindan poderosas analíticas e información estratégica en tiempo real sobre las mejores maneras de optimizar y mejorar esos procesos, todos los días.

Las tecnologías inteligentes están construidas para la integración –entre sí y con procesos existentes–. Los nuevos dispositivos, módulos o aplicaciones pueden integrarse gradualmente dentro del stack tecnológico –convirtiéndose en parte de la red entre empresas–. Y si el modelo de negocio cambia, o si un riesgo u oportunidad inesperado asoma la cabeza, una red inteligente puede adaptarse automáticamente para lidiar con eso en tiempo real (y usar analíticas predictivas para anticiparlos).

  • Información estratégica en profundidad para fundamentar la toma de decisiones en tiempo real: para muchas empresas, evaluar el rendimiento y el ROI a menudo ha sido un proceso retrospectivo. Para cuando los datos están recopilados, procesados y analizados manualmente, el tren de la oportunidad partió hace tiempo. Con ERP moderno y analíticas avanzadas, las empresas pueden ver datos en tiempo real y personalizar poderosos algoritmos de análisis para tomar la mejor decisión en el momento.
  • Más eficiencia y productividad: los dispositivos y máquinas de redes de IoT transmiten continuamente datos, registros de máquinas e informes de rendimiento. Mediante la aplicación de analíticas avanzadas, estos datos pueden dar soporte al mantenimiento predictivo y a tiempos de inactividad reducidos, y brindar información estratégica para flujos de trabajo más productivos y eficientes.
  • Experiencias de cliente mejoradas: sus clientes quieren que sus necesidades se cumplan según sus condiciones. La personalización, el acceso omnicanal, los planes de servicio personalizados y el acceso en tiempo real a los datos pueden ayudarlo a usted a cumplir con sus expectativas y al mismo tiempo a aumentar los leads e impulsar la retención y fidelidad.

Resiliencia mejorada y mayor agilidad son dos de los motivadores más poderosos para la transformación digital.

  • Mayor resiliencia: resiliencia mejorada y mayor agilidad son dos de los motivadores más poderosos para la transformación digital. En 2020, la empresa consultora BCG publicó un documento que habla sobre cómo la pandemia llamó la atención sobre las debilidades operativas existentes y cómo las empresas están más motivadas que nunca para adoptar soluciones digitales como un medio para brindar mayor resiliencia y flexibilidad.
  • Sostenibilidad: la transformación digital les da a las empresas las herramientas que necesitan para lograr sus objetivos de sostenibilidad. Las tecnologías inteligentes les permiten a las empresas capturar y analizar datasets complejos desde todas las áreas de sus operaciones globales. Con esta información, las empresas pueden evaluar procesos como abastecimiento de materias primas, eficiencia del combustible, prácticas de envío y logística, y mucho más. Usando el poder de la IA y de los sistemas de negocio modernos, las empresas pueden construir cadenas de suministro y modelos de negocio predictivos y resilientes, y que crecen siendo cada vez más sostenibles y transparentes a lo largo del tiempo.  

En 2018, más del 89% de los ejecutivos habían adoptado una política de negocios digital-first. A principios de 2020, ese número había crecido. Sin embargo, el hecho es que muchos proyectos de transformación digital se estancan. Pero no es la tecnología la que desafía al proceso –es la estrategia–. Objetivos mal alineados y mala comunicación son las principales causas de las ralentizaciones en este proceso.

FAQ

Preguntas comunes sobre la transformación digital.

Volver al inicio