Saltar al contenido
Estambul desde el cielo

¿Qué es internet de las cosas (IoT)?

En términos más generales, internet de las cosas incluye cualquier objeto –o "cosa"– que pueda conectarse a una red de internet, desde el equipamiento y transporte interno de una fábrica hasta dispositivos móviles y relojes inteligentes. Pero hoy, más específicamente IoT significa cosas conectadas que están equipadas con sensores, software y otras tecnologías que les permiten transmitir y recibir datos –hacia y desde otras cosas–. Tradicionalmente, la conectividad se conseguía principalmente a través de Wi-Fi, mientras que hoy en día la 5G y otros tipos de plataformas de red son cada vez más capaces de manejar grandes data sets con velocidad y confiabilidad.

 

Por supuesto, todo el propósito de recopilar datos no es solo tenerlos, sino usarlos. Una vez que los dispositivos de IoT recopilan y transmiten los datos, el punto último es analizarlos y crear una acción fundamentada. Aquí es donde entran en juego las tecnologías de IA: aumentar las redes de IoT con el poder de analíticas avanzadas y machine learning.

 

Definición de internet de las cosas: objetos y dispositivos conectados (es decir, “cosas”) que están equipados con sensores, software y otras tecnologías que les permiten transmitir y recibir datos –desde hacia y desde otras cosas–

Qué es IoT

¿Cómo funciona IoT?

Los dispositivos de IoT están potenciados para ser nuestros ojos y oídos cuando no podemos estar allí físicamente. Equipados con sensores, los dispositivos capturan los datos que podríamos ver, oír o percibir. Luego comparten los datos según lo indicado y los analizamos para que nos ayuden a fundamentar y automatizar nuestras acciones o decisiones posteriores. Hay cuatro etapas clave en este proceso:

Cuatro etapas clave de internet de las cosas

Cómo funciona la tecnología de IoT

 

  1. Capturar los datos. A través de sensores, los dispositivos de IoT capturan datos de sus entornos. Esto podría ser tan simple como la temperatura o tan complejo como un feed de video en tiempo real.
  2. Compartir los datos. Usando las conexiones de red disponibles, los dispositivos de IoT hacen que estos datos sean accesibles a través de una nube pública o privada, según se indique
  3. Procesar los datos. En este punto, el software se programa para que haga algo en base a esos datos –como encender un ventilador o enviar una advertencia–.
  4. Actuar a partir de los datos. Se analizan los datos acumulados de todos los dispositivos de una red de IoT. Esto brinda información estratégica poderosa para fundamentar acciones y decisiones de negocio confiables.

¿Cómo han evolucionado las tecnologías de IoT?

En 2019, los dispositivos de IoT generaron alrededor de 18 zettabytes de datos, y para el 2025, IDC espera que ese número se triplique a más de 73 zettabytes –lo cual equivale a 73 billones de gigabytes–. Aunque en realidad no podemos cuantificar los datos digitales en términos físicos, podemos decir que si todos esos datos se convirtieran a discos flexibles de la década de 1990 –y se colocaran uno junto a otro–, llegarían 5000 veces de ida y vuelta a la luna. Para que IoT evolucionara, un conjunto específico de tecnologías debía unirse y avanzar al mismo tiempo.

 

  • Conectividad: este enorme crecimiento del volumen de datos de IoT solo podría haber ocurrido con una conectividad a internet y en la nube lo suficientemente robustas como para enviarlos y recibirlos. Actualmente, muchos dispositivos de IoT dependen de una red local de Wi-Fi para transmitir datos complejos y voluminosos. Pero a medida que el 5G y otras redes celulares mejoran, un artículo reciente de McKinseydescribe el impacto que eso puede tener y cómo puede desligar a los dispositivos de IoT de las redes de Wi-Fi.
  • Tecnología de sensores: con el constante aumento en la demanda de innovación de sensores de IoT, el mercado pasó de tener unos pocos y costosos proveedores de nicho a tener una industria de fabricación de sensores altamente globalizada y competitiva en los precios. Desde 2004, el promedio del precio de los sensores de IoT ha caído más de un 70%, acompañado de un aumento en la demanda de mejoras de la funcionalidad y diversidad de estos productos.
  • Poder de cómputo: se crearán más datos en los próximos tres años que en los 30 años previos. Para usar y aprovechar todos esos datos, los negocios modernos exigen cada vez mayor cantidad de memoria y poder de procesamiento. La carrera para lograrlo ha sido rápida y competitiva y ha impulsado la creciente relevancia y aplicabilidad de IoT.
  • Inteligencia artificial y machine learning: estas tecnologías les brindan a las empresas la capacidad no solo de gestionar y procesar grandes cantidades de datos de IoT, sino también de analizarlos y aprender de ellos. Big Data es la comida favorita de la IA y el machine learning. Cuanto más grandes y diversos sean los data sets, más sólida y precisa será la información estratégica la inteligencia que pueden brindar las analíticas avanzadas potenciadas por IA. El auge de los dispositivos de IoT ha crecido mucho, junto con el avance de la inteligencia artificial y su apetito por los datos que ellos brindan.
  • Computación en la nube: así como la conectividad fue parte integral del desarrollo de internet de las cosas, el ascenso de la computación en nube también ha estado estrechamente ligado a su evolución. Con la capacidad de brindar poder de procesamiento y almacenamiento de alto volumen on-demand, los servicios de IoT en la nube allanaron el camino para que los dispositivos de IoT recopilaran y transmitieran data sets cada vez más grandes y complejos. Las soluciones en nubes privadas también han hecho posible que las empresas gestionen mayores volúmenes y tipos de datos de IoT al tiempo que mantienen la seguridad de un sistema cerrado. 
  • Edge computing: los dispositivos que hay dentro de una red de IoT suelen estar muy distribuidos geográficamente, aunque todos transmiten datos a un único sistema central. Dado que los volúmenes de datos de IoT crecen cada vez más, pueden comenzar a monopolizar el ancho de banda y la capacidad de la nube de una empresa. Además, los datos tardan en ser capturados, transmitidos, procesados y recibidos en su destino final. Este retraso –conocido como "latencia"– añade más ineficiencia, especialmente a los negocios en los cuales el procesamiento de datos es muy sensible al tiempo. Las soluciones de edge computing descentralizan el poder de procesamiento de un sistema acercándolo a la fuente de datos. Esto se logra con la integración de sistemas de computación localizados, así como construyendo capacidades de procesamiento dentro de los dispositivos de IoT en sí. Estos datos procesados impulsan la acción inmediata in situ y luego se envían periódicamente –en un formato más estructurado y organizado– al sistema central donde se pueden realizar analíticas y procesamiento avanzados.

Los datos de los sensores se procesan y muestran para mejorar la toma de decisiones.

¿Qué es IoT industrial (IIoT)?

IIoT se refiere al uso de máquinas, dispositivos y sensores conectados en las aplicaciones industriales. Cuando se ejecutan mediante un ERP moderno con capacidades de IA y machine learning, los datos generados por los dispositivos de IIoT se pueden analizar y aprovechar para mejorar la eficiencia, productividad, visibilidad, y más. Las redes IIoT suelen dar soporte a la comunicación máquina a máquina (M2M) y, además de transmitir datos, los dispositivos integrados con IIoT también reciben regularmente la programación de automatizaciones desde el sistema central.

Definición de IIoT: IIoT se refiere al uso de máquinas, dispositivos y sensores conectados en las aplicaciones industriales.

Ahora estamos en medio de la Cuarta Revolución Industrial –también conocida como Industria 4.0–. La “revolución” en cada una de las tres épocas industriales pasadas fue impulsada por tecnologías revolucionarias. En la Primera Revolución Industrial, fue el poder del vapor; en la Segunda, la línea de montaje y la producción mecanizada; y en la Tercera, el poder de la computación. La revolución que subyace a la Industria 4.0 viene en forma de digitalización industrial y sistemas ciberfísicos –e IoT está en sus cimientos–.

¿Cuál es la diferencia entre IoT e IIoT?

Las diferencias radican menos en cómo funcionan y más en cómo se usan. La mayor parte de las soluciones de IoT del mundo tienden a tener individuos como usuarios finales y comúnmente se ven en cosas como dispositivos inteligentes, asistentes digitales o geolocalizadores en nuestros teléfonos.

 

IIoT es un subconjunto de IoT, y, si bien está impulsado por las mismas tecnologías básicas, su enfoque está mucho más en la automatización y eficiencia de toda una organización conectada, en oposición a un usuario aislado. En las redes de IIoT, recopilar y seleccionar datos es solo el primer paso en un proceso más complejo. Para darle el máximo beneficio a una organización, la inteligencia artificial y el machine learning deben aplicarse a esos datos para brindar información estratégica precisa y optimizar flujos de trabajo y tareas automatizadas.

Tecnología de IIoT en sectores industriales modernos

  • Fabricación inteligente: las empresas recopilan datos a partir de feedback del cliente, tendencias en los medios, y el mercado global. Los sistemas potenciados por IA pueden amalgamar estos y otros datos relevantes para fundamentar el desarrollo y el control de calidad del producto. Basado en esta información estratégica, se puede automatizar una red de IIoT de máquinas y dispositivos robóticos para optimizar la fabricación de productos en fábricas inteligentes.
  • Cadenas de suministro resilientes: las redes de IIoT –y los sistemas potenciados por IA que las operan– les permiten a los gerentes de cadena de suministro saber cosas como dónde están sus productos, qué proveedores los tienen, y cuántos hay en stock. Los dispositivos y máquinas de IIoT también pueden programarse sobre la marcha para que se adapten en tiempo real a los acontecimientos y disrupciones, lo cual les da a las empresas planificación incorporada para contingencias y una ventaja competitiva y resiliente.
  • Logística inteligente: el "efecto Amazon" es un término que describe la creciente expectativa de los consumidores sobre la entrega gratuita al día siguiente de prácticamente cualquier cosa que pidan. Para competir y cumplir con esta expectativa, los proveedores de logística han tenido que dispersar geográficamente sus inventarios y sumar socios de logística tercerizada (3PL). Las soluciones de IoT de una red de logística ayudan a los gerentes a mantener una vista centralizada de cada vehículo de su flota –ya sea un dron o un barco de carga–. Los datos en tiempo real de los sensores de IoT pueden ayudar a amalgamar cargas, minimizar desperdicios y acelerar entregas.
  • Cuidado de la salud: por el lado de los pacientes, los monitores y portátiles de IoT pueden ayudarlos a sentir que tienen más control de sus cuidados, al tiempo que están conectados con su proveedor de cuidado de la salud. Por el lado de los médicos, los datos suministrados por estos dispositivos pueden ofrecer una imagen más completa de la salud del paciente. El resultado es un enfoque mejor fundamentado y minucioso de diagnósticos, tratamiento y bienestar general.
  • Agricultura: para los negocios que dependen del clima y las fuerzas naturales, cualquier herramienta que ayude a reducir el riesgo y la vulnerabilidad es un agregado bienvenido. La revista Forbes señala que el sector agrícola moderno está adoptando cada vez más soluciones de IoT y que “actualmente hay miles de sensores desplegados para mejorar la sostenibilidad del agua, la imagen, la producción y la facilidad en la agricultura”.

Conozca cómo INDEX-Werke, una empresa automotriz, usó tecnología de IoT para que las máquinas de sus clientes siguieran operando durante la pandemia global.

Los seis beneficios principales de las soluciones de IIoT

Como parte de un proceso global de transformación digital, una red de IIoT brinda una potente herramienta para construir mayor resiliencia y competitividad.

 

  1. Agilidad mejorada: cuando los dispositivos de IIoT comparten datos en tiempo real, contribuyen a una red de inteligencia que recopila, analiza y aprende continuamente de los datos. Esto permite que las empresas respondan a las oportunidades –y al riesgo– con rapidez y decisión. Y esos mismos dispositivos no solo envían datos, sino que también pueden recibir instrucciones basadas en el análisis de datos para adaptar y optimizar sus flujos de trabajo automatizados.
  2. Máquinas más saludables: los dispositivos y máquinas de una red de IoT transmiten continuamente registros operativos y datos de rendimiento. Los algoritmos de IA y machine learning usan los datos de estos sensores para obtener información estratégica valiosa sobre mantenimiento predictivo. De hecho, según McKinsey, "el mantenimiento predictivo normalmente reduce el tiempo de inactividad de las máquinas entre un 30% y un 50% y aumenta la vida útil de las máquinas entre un 20% y un 40%".
  3. Mayor eficiencia: desafortunadamente, "si no está roto" suele ser la postura que adoptan las empresas al priorizar sus necesidades operativas. Esta actitud puede llevar a procesos heredados ineficientes que ya pasaron su mejor momento. Cuando una red operativa incorpora dispositivos de IoT, los datos que ellos recopilan y transmiten son totalmente objetivos. La aplicación de analíticas avanzadas a tales datos conduce a recomendaciones y estrategias continuas para actualizar procesos, optimizar tareas y lograr mayor eficiencia.
  4. Gestión más inteligente del inventario: a principios del 2020, las empresas de EE. UU. ya estaban resistiendo hacía años las incertidumbres políticas y comerciales. Para muchas, la pandemia solo sirvió para evidenciar cuán vulnerables y reactivos se habían vuelto sus sistemas de gestión de inventario. Cuando se conectan a una red de IoT, dispositivos tales como las impresoras aditivas (3D) pueden reducir la dependencia de los socios de fabricación externos y permitirles a las empresas retener inventarios virtuales y fabricar los productos que necesitan –on-demand–.
  5. Trabajadores más seguros:en cualquier entorno industrial, siempre existe el peligro de lesiones o agotamiento. Hoy, muchas empresas están reduciendo este riesgo con el uso de dispositivos de IoT para seguridad en el lugar de trabajo. Pueden enviar advertencias a través de unidades portátiles tales como headsets de RV, o monitorear los patrones en curso del lugar de trabajo a fin de reestructurar las plantas de fábrica y almacén para que sean más seguras y ergonómicas.
  6. Mejor servicio al cliente: las redes de IIoT conectan más que los dispositivos y las máquinas dentro de una empresa; también integran la experiencia y los aportes del cliente.  Esta integración da como resultado experiencias de compra más fluidas, una logística más transparente y personalizada, y una mayor capacidad para incorporar feedback y preferencias del cliente dentro de la fabricación y el desarrollo de nuevos productos.  Una interacción significativa y en tiempo real con los clientes conduce a un modelo de negocio más competitivo y resiliente.

Usando internet de las cosas, Endress+Hauser, un proveedor líder en instrumentación y automatización de laboratorios, mejoró su flujo de trabajo, mantenimiento y procesos de negocio para bajar costos y reducir el tiempo de inactividad.

Las soluciones de IIoT son un paso importante hacia la transformación digital

En 2020, muchas empresas recibieron un claro recordatorio sobre la importancia de la resiliencia y la visibilidad en toda su red de operaciones. Las empresas que compiten –y prosperan– en la economía moderna ya no ven la transformación digital como algo "agradable de tener" más adelante. Los mejores negocios de hoy en día adoptan soluciones digitales modernas, p. ej. IIoT, como herramientas necesarias para lograr éxito y crecimiento.

Resultados transformadores con IoT

Explore los servicios de datos de IoT y use los datos de sus sensores incorporados para transformarse.

SAP Insights Newsletter

Suscríbase hoy

Obtenga información estratégica clave suscribiéndose a nuestro newsletter.

Lectura adicional

Volver al inicio